Comer con moderación.

Nadie se ha planteado comer brocolí con moderación, pero cuando se trata de galletas, chocolate o helado, esta es la frase que se instala en nuestras mentes y nos libera de la culpabilidad por comer algo que no deberíamos.

De hecho los productores de comida procesada, todos esos alimentos en atractivos envoltorios que duran una eternidad sin deteriorarse, nos informan que según estudios realizados (¿dónde?), si mantenemos una dieta sana y hacemos ejercicio regularmente, un poco de placer no es malo. Es hasta beneficioso para nuestro bienestar emocional caer en la tentación de vez en cuando. Casi necesario para nuestra cordura.

Convencidos de que el planteamiento de la moderación es válido, compramos ese producto tentador que nos llama desde la estantería del supermercado.
Ya en casa cogemos un poco con gran excitación, elegimos nuestro sofá preferido y lo deleitamos como si fuera la última vez. Cerramos el paquete, lo guardamos y seguimos con nuestras cosas. O eso era lo que pretendíamos, porque ahora resulta que ya no podemos concentrarnos en la película que estábamos viendo, no nos enteramos de lo que leemos y el resto del mundo como que no está ahí. De manera insidiosa sólo hay una cosa en nuestras mentes: el resto de galletas que quedaron, el helado que sobró o el trozo de chocolate guardado.
Una voz que dice: “sólo un poquito más” se repite machaconamente en nuestra cabeza y nos agobia hasta que no podemos más. Al final vamos a la cocina a por ese poquito más, y ese poquito más y ese más.

Nos enfadamos con nosotros mismos, nos sentimos derrotados, vencidos y gordos. Juramos no volver a hacerlo y nos convencemos de que sólo es fuerza de voluntad y no volverá a ocurrir.
Por eso la próxima vez que la chuchería de paquete colorido nos llame a voces desde la estantería de la tienda, nos volvemos a creer que sólo es cuestión de “comer con moderación”, y lo compramos convencidos de que esta vez tendremos más control.

Pues a lo mejor funciona, pero a costa de mantener una batalla angustiosa durante horas o días contra esa voz odiosa que no para y nos pide más.

Quizás tu eres de aquellos que comen un par de galletas, guardan el paquete y se olvidan de que está ahí. Tomaste un poco de helado y el resto quedo en el fondo del congelador hasta que reaparece cuando haces la limpieza del frigorífico.
En ese caso, comer con moderación ocurrre de forma natural.

Para muchos otros no es así. Y en estos casos no hay moderación que valga. Sólo abstinencia total. Como los alcohólicos y drogadictos. Porque estamos hablando de una adicción llamada adicción a a la comida. Y los mismo que no le dices a un alcohólico bebe con moderación o a un drogadicto chútate con moderación, lo mismo ocurre con los adictos a la comida.

Por supuesto que no se trata de abstinencia a toda la comida sino a ciertos alimentos que producen la compulsión y que no podemos parar de comer. Y ¿cuáles son?. Según observaciones realizadas con anoréxicas/os, bulímicas/os y comedores compulsivos los productos refinados y procesados ricos en azúcares, sal y grasas son los elegidos para los atracones.

Lo mejor es estudiarse a uno mismo y reconocer aquellos alimentos o sustancias  que empezamos a comer y no podemos parar. Saber cuáles son y donde están para evitarlos como la peste. No hay moderación que valga. Abstinencia total y de por vida. Puede que suene terrible. ¿Qué sentido tiene la vida sin esos placeres?
La elección es tuya: ¿placer destructivo, dependencia y esclavitud o salud?

Actualmente se están tratando muchos problemas alimenticios con el mismo programa establecido para alcohólicos y drogadictos.
La batalla es diaria y aunque al cabo de un tiempo sin consumir las sustancias aditivas, la ansiedad y necesidad disminuye, siempre quedará un resquicio de tentación impreso en nuestra mente.

Anuncios

Un comentario sobre “Comer con moderación.

  1. Muchísimas gracias por tu artículo, ojalá veamos pronto más personas conscientes de que el azúcar refinado es una droga ¡gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s