Miel sí, pero sólo cruda.

La miel es un producto que muchos seguidores de la
dieta Paleo miel crudautilizan en sustitución de los azúcares procesados o edulcorantes artificiales.
Sin embargo en importante saber que no todas las mieles que están a la venta son apropiadas y sólo deberíamos consumir miel cruda.
Según un articulo redactado por el naturista Case Adams, los polifenoles y fitoquímicos del néctar de las flores presentes en la miel son los que hacen de la miel un producto muy beneficioso para el sistema inmunologico. Pero estudios recientes han descubierto una bacteria probiótica típica del reino de las abejas que refuerzan aún más nuestras defensas. La bacteria en concreto se denomina Lactobacillus kunkeei y se ha encontrado en los jugos digestivos de las abejas, en la miel, el polen y la jalea real.
Por ello si comemos miel cruda, nos comemos esta bacteria viva.
Aunque la bacteria muerta no realiza la fermentación, ni produce ácidos y sustancias antibióticas, estos químicos inmunologicos están presentes en la miel. De hecho en experimentos con administración de miel calentada y donde  la bacteria estaba muerta, sí se observó la estimulación del sistema inmune a través del aumento en la  concentración de anticuerpos IgA en la saliva.
Sin embargo las bacterias vivas tienen otros valores añadidos. Siguen produciendo sustancias antibióticas para la destrucción de microbios y como otros probióticos, producen ácido láctico y acético que contribuyen al correcto ph intestinal previniendo el crecimiento de bacterias patógenas y levaduras (cándida).
La bacteria en concreto también favorece la digestión. Se alimenta de un azúcar presente en la miel, la fructosa, descomponiendola y evitando la desestabilización de los niveles de glucosa en sangre que provoca la fructosa pura.
La miel cruda aporta los probióticos que reducen la absorción de  la fructosa, no sólo de la miel sino de otros alimentos ricos en fructosa como la fruta. Esto explica como la suplementación con probióticos mejora la respuesta a la fructosa y la glucosa.
miel cruda texto
Y después de todo esto ¿como saber cual es la miel cruda
o la pasteurizada?
Pues si no especifica nada, seguramente es pasteurizada.
La miel convencional que encontramos en los establecimientos ha sido calentada a altas temperaturas y filtrada. De ahí su textura liquida y traslúcida.
La miel cruda es de color cremoso y textura espesa. Difícil de encontrar pero vale la pena el intento.

Anuncios